» » 10 consejos de jardinería ecológica

10 consejos de jardinería ecológica

0


La jardinería ecológica o sustentable busca crear y desarrollar zonas verdes respetuosas del entorno, dejando que la naturaleza haga su trabajo, intentando reducir el uso de recursos tan importantes como el agua y la energía, y evitar la aplicación excesiva de productos contaminantes, como es el caso de los fertilizantes con nitratos, además de los insecticidas, fungicidas y herbicidas que impactan negativamente en el medio ambiente.

eco_jardin_Camille_Muller

10 consejos de jardinería ecológica

A continuación, se enumeran diez consejos para quienes desean dedicarse a mantener sus jardines mediante el empleo de técnicas ecológicas de cultivo y cuidado.

1. Selección de especies: Este paso es importante, puesto que las plantas que se cultiven condicionarán en gran medida si un jardín será sostenible o no.  Se recomienda elegir plantas autóctonas, dado que ya están adaptadas a la temperatura, humedad, exposición y características del suelo, además de ser más resistentes a la falta de agua, a las plagas y enfermedades propias de la zona.

2. Verificar la acidez del suelo: El pH del suelo es una medida de la acidez o alcalinidad y resulta un factor determinante en el desarrollo de las plantas. En una escala del 1 al 14, los terrenos ácidos tienen un pH inferior a 7, mientras que los alcalinos, presentan un pH 7 o superior. Los neutros, adecuados para el desarrollo de la gran mayoría de las plantas, tienen un pH de 6,5 – 7. Uno mismo puede analizar el nivel de pH existente en su jardín utilizando los kits que se comercializan en casas especializadas y que son de fácil uso.

3. Plantar especies que mejoren la estructura del suelo: Un buen sistema para aportar nutrientes al suelo del jardín es plantar aquellas especies que ayuden a fijar el nitrógeno. Esta característica es propia de las plantas de la familia de las leguminosas, que poseen en sus raíces nódulos con bacterias conocidas como rizobios, que producen compuestos nitrogenados que ayudan a la planta a crecer y competir con otras plantas.

Cuando el vegetal muere, el nitrógeno ayuda a fertilizar el suelo. Con esto se evita la necesidad de utilizar abonos nitrogenados.

4. No aplicar fertilizante durante el verano: En la jardinería ecológica es recomendable no abonar la tierra durante la temporada estival, puesto que de esta forma se evitará un consumo excesivo de agua.

5. Utilizar abono líquido orgánico: Porque es más fácil de elaborar y puede aplicarse fácilmente y sin ensuciar, aprovechando el mismo proceso de riego. Además,  las plantas lo puede absorber tanto por raíz como por hoja y se puede ir regulando el nivel de dosis según los resultados que se obtengan.

Una forma económica de producir un fertilizante líquido orgánico es colocar un embudo en la parte inferior de un tubo de desagüe de plástico y fijarlo a una valla o muro. El conducto se llena de hojas verdes de cualquier planta, presionándolas bien y colocando encima una botella de plástico llena de agua que presionará sobre ellas constantemente. Después de unas semanas de fermentación, goteará del embudo un líquido rico en nutrientes, que se aplica sobre las plantas diluido en agua (proporción de 1 litro de abono líquido en 50 de agua).

6. No sembrar césped: Éste es un gran consumidor de agua y requiere mucho mantenimiento (abonados, siegas, perfilados, aireados, escarificados, resiembras, control de plagas y hongos), por lo que se recomienda su sustitución por plantas herbáceas propias de la zona, masas de arbustos, acolchados de cortezas de pino, o áridos decorativos.

7. Plantar una gran variedad de especies: Esta medida ayuda a reducir el riesgo de plagas, dado que para estas será más difícil conquistar un jardín con mucha diversidad de especies que un jardín con muchos ejemplares de la misma especie.

7. Combate las plagas con insecticidas biológicos: Estos ayudan a eliminar las amenazas sin afectar a la planta ni la salud de las personas. Se pueden elaborar en casa porque están compuestos por plantas, aceites vegetales y un activo no químico que determina sus efectos. Este activo se extrae, muy a menudo, de plantas con propiedades insecticidas (malva, perifolio, salvia, Chrysanthemun piretrum, ajo, albahaca, manzanilla, etc.)

8. Utilizar depredadores naturales contra las plagas de jardín: Otro recurso ecológico para proteger las plantas de los insectos es aprovechar los servicios de depredadores naturales, como aves insectívoras, lagartijas, arañas, mariquitas, ciempiés e incluso sapos. Se los puede atraer instalado algunos elementos como cajas nido, comederos, pequeños montones de piedras, puntos de agua y sembrar una gran variedad de plantas florales y arbustos.

Mariquita

Las mariquitas son excelentes depredadoras de pulgones, ácaros, cochinillas y pulgas.

9. Emplear fungicidas caseros o ecológicos: La hierba Cola de Caballo, por ejemplo, sirve para elaborar un muy buen eliminador de hongos. El azufre natural y el caldo bordelés (mezcla de sulfato cúprico, cal y agua) pueden  ser efectivos contra oidio, roya o mildíu.

10. Combatir las malas hierbas, sin usar herbicidas: Para desembarazarse sin esfuerzo de las malas hierbas, se puede regar con agua hirviendo la zona donde crecen. Si brotan hierbas en el camino de grava o embaldosado, se las puede eliminar definitivamente añadiendo sal gruesa al agua.




Articulo por Ruben | Categorizado en Mantemiento Jardin | 21-11-2013




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , , , , , , ,


Deja tu comentario en 10 consejos de jardinería ecológica