» » Cultivo de calabazas en macetas

Cultivo de calabazas en macetas

2


La calabaza representa un alimento de sabor y cualidades indiscutibles. Su cultivo es sencillo, en tanto no precisa demasiada infraestructura para crecer y se la puede sembrar mediante germinación de semillas con resultados excelentes. A continuación, requisitos y cuidados para el cultivo de la calabaza.

cultivo calabaza

Cultivo de calabazas en macetas

Una de las cosas que marca el éxito o fracaso en cualquier cultivo es el respeto por el momento del año en que debe sembrarse. En el caso de la calabaza, es en primavera. Así, a fines de verano se podrán preparar las sopas y guisos con el fruto del huerto.

Germinación, tierra, requisitos para la siembra de la calabaza

Para germinar las semillas directamente se las planta en la tierra de la maceta, cubriendo el área con una mitad de botella de plástico para protegerla de las heladas en caso de que el macetero esté a la intemperie. En cuanto al volumen óptimo para el contenedor, sería bueno procurar uno de alrededor de 60 lt, con una profundidad de 45 cm.

La tierra que favorece el buen crecimiento de la calabaza es aquella rica en humus, o enriquecida mediante compost. En cualquier caso, lo que necesita esta planta es un buen drenaje. Teniéndolo, puede prosperar aun en tierras nutricionalmente pobres.

Sol, riego y recolección de calabazas

Lo bueno de usar macetas en los cultivos es la posibilidad de mover los recipientes según las plantas necesiten más o menos luz. La calabaza es una planta que necesita mucha. Lo mejor, entonces, es procurar a la maceta un lugar donde el sol esté presente la mayor cantidad de tiempo posible. Cumpliendo este requisito, el tamaño, el color, la maduración y el sabor de las calabazas será óptimo.

También necesitan mucha agua, además de luz. La tierra de la maceta no debe quedar seca. Más allá del acolchado que pueda brindársele, es fundamental regarla periódicamente.

A medida que van creciendo y tocan el piso, se recomienda colocar debajo de cada calabaza un plato boca abajo, sobre todo si toca la tierra, a fin de que no se echen a perder con la humedad. Llegada la hora de la recolección, no hay que guiarse por el color, sino que la siembre se realiza con los primeros fríos otoñales. Es importante cortar las calabazas de la planta dejándoles unos 5 cm de tallo.

La planta de calabaza produce flores femeninas y masculinas. Las primeras se reconocen por estar encima del fruto incipiente. Si no hay fruto, es que son flores masculinas y servirán para la polinización de la planta y la reproducción de frutos.




Articulo por Rocio | Categorizado en Macetas, Siembra | 09-07-2015




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio





(2) Comentarios

me gusto mucho, es simple de realizar y no se necesita
mucho espacio. gracias !!!

Buenisimo el artículo me sirvió mucho , gracias

Deja tu comentario en Cultivo de calabazas en macetas