» » Puerro (Allium ampeloprasum var. porrum): Características y requerimientos de cultivo

Puerro (Allium ampeloprasum var. porrum): Características y requerimientos de cultivo

1


El puerro (Allium ampeloprasum var. porrum) es una planta herbácea originaria de Europa y Asia que desde tiempos antiguos se aprovecha como planta medicinal y como alimento, gracias a su alto contenido de calcio, potasio y fósforo.

En la actualidad es una de las especies preferidas a la hora de armar una huerta, debido a la sencillez de su multiplicación y a que puede cultivarse y consumirse durante todo el año.

Puerro (Allium ampeloprasum var. porrum): Características y requerimientos de cultivo

Puerros cultivados en maceta

El puerro puede crecer una altura máxima de 90 a 100 centímetros y brota de un único bulbo cilíndrico u ovalado, de color blanco brillante.

Sus largas hojas son lineares y planas, verde oscuras o verde azuladas, con los márgenes ásperos al tacto, que llegan a medir 50 centímetros de largo por 5 centímetros de ancho. Constituyen, junto con el blubo, la parte comestible de la planta, teniendo un sabor característico, un poco más suave que el de las cebollas.

Las flores de esta especie son hermafroditas y suelen hacer su aparición al segundo año de vida del espécimen, agrupándose en racimos de color blanco o rosado.

Los frutos del puerro contienen una importante cantidad de semillas que conservan su poder germinativo por cerca de dos años, lo que facilita su propagación por este método.

Si bien las plantas de esta especie pueden crecer sin dificultades en prácticamente cualquier región climática, tienen un mejor desarrollo en aquellas zonas donde predominan climas templados y húmedos, con un régimen de temperatura de 14ºC a 24ºC.

En cuanto a sus requerimientos de suelo, el puerro es muy agradecido si se cultiva en sustratos franco arenosos, profundos y bien drenados, enriquecidos con un buen aporte de materia orgánica. Es mejor evitar los suelos inundables o muy ácidos.

Esta planta crece muy bien en lugares expuestos a pleno sol, aunque también puede hacerlo en áreas con media sombra.

Una de las técnicas de cultivo más comunes del puerro es la que se inicia en almácigos, sembrando las semillas al voleo y luego procediendo a su trasplante a su lugar definitivo cuando los plantines han alcanzado una altura de 15 a 20 centímetros.

Una vez trasplantados los ejemplares, se debe regar el suelo para mantenerlo húmedo pero sin inundarlo hasta el momento de la cosecha. Otros cuidados incluyen la limpieza de malezas que pudieran brotar en la área del cultivo.

En caso de que el puerro muestre un desarrollo en altura muy sostenido, es conveniente despuntar las hojas y quitar el brote del vástago central para limitar el crecimiento de hojas, favorecer el desarrollo del bulbo y al mismo tiempo ayudar a aumentar el ancho de las hojas.

Puerro: Aporcar para tiernizar las hojas

Otra labor cultural que demandan las plantas de esta especie es el aporcado, que consiste en cubrir las plantas con tierra un mes antes de la cosecha, con la finalidad de blanquear la base y parte del limbo foliar para tiernizar las hojas para su consumo.

puerro1

La cosecha del puerro se lleva a cabo aproximadamente cinco meses después de la siembra, removiendo la tierra, arrancando las plantas y desechando las hojas dañadas o de color amarillento.




Articulo por Ruben | Categorizado en Huerta | 23-08-2016




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , ,


(1) Comentarios

Práctico y completo el artículo. Gracias

Deja tu comentario en Puerro (Allium ampeloprasum var. porrum): Características y requerimientos de cultivo