» » Lenteja: Cultivo, suelos y cuidados

Lenteja: Cultivo, suelos y cuidados

0


Famosa en todo el mundo por el uso gastronómico de sus semillas, la lenteja (Lens culinaris), es una planta anual herbácea cuyo cultivo se remonta a los tiempos de la antigua Babilonia y que puede ser sembrada en huertas hogareñas, observando algunas condiciones especiales.

La mayoría de las variedades se caracteriza por desarrollar tallos endebles y ramosos hasta alcanzar una altura máxima de entre 40 y 75 centímetros.  Sus hojas son compuestas, alternas, provistas de hasta siete pares de foliolos ovales sin peciolo.

Lenteja: Cultivo, suelos y cuidados

flor lenteja

Las flores de la lenteja son blancas, aunque también pueden producirse en otros colores, sobre todo rosa o púrpura. Los frutos son vainas de hasta 2 centímetros de largo, cada una conteniendo dos semillas de color pardo y aplanadas de medio centímetro de diámetro.

Si se desea cultivar esta herbácea en una huerta en casa, debe tenerse en cuenta que será necesario contar con un promedio de entre 6 y 8 plantas por cada integrante de la familia.

Las lentejas son principalmente un cultivo de climas fríos, por lo que no soportan climas extremadamente cálidos o los muy fríos con tendencia a heladas, ya que necesitan un período libre de hielos de cuatro meses para poder producir. También pueden desarrollarse sin inconvenientes en lugares donde predominen climas templados con baja humedad.

Existen algunas variedades de lentejas más resistentes se pueden sembrar directamente en interiores dos semanas antes de la fecha de la última helada. También se pueden plantar en el interior y después trasplantar al exterior una vez establecidas las plántulas.

Se recomienda sembrar lenteja a fines de otoño (climas templados) o de invierno (climas fríos), siempre aprovechando la época de lluvias, en un lugar que reciba pleno sol. La temperatura óptima para su crecimiento normal es de entre 6 y 28 grados centígrados.

Las plantas de esta especie se desarrollan muy bien en suelos sueltos, profundos, ricos en materia orgánica, húmedos pero con un buen drenaje, y con un pH neutro ligeramente alcalino, entre entre 5.5 y 9. A lo largo de su desarrollo, es conveniente alimentarlas con abono rico en nitrógeno, fósforo y potasio.

Las lentejas se pueden reproducir a partir de semillas o trasplantes, necesitando unos 10 días a 20 grados centígrados para la germinación adecuada. Las semillas se siembran a unos 2 o 4 centímetros de profundidad y con una distancia de separación entre ellas de 2,5 centímetros. Una vez colocada la semilla, se tapa y se riega para favorecer la germinación, tratando de que no queden burbujas de aire entre la semilla y el suelo.

En el caso de trasplante de plántulas, las mismas deben colocarse con un margen de separación de 12 centímetros, en filas distanciadas entre sí por unos 60 centímetros.

Para asegurarse de que las plantas de lenteja crezcan sin dificultades, es importante realizar un riego periódico con el fin de mantener el suelo siempre húmedo, debiendo suspenderlo sólo cuando las vainas comiencen a secarse.

lenteja1

Para reducir el peligro de las plagas y enfermedades y con el fin de disponer de más espacio, es conveniente colocar un enrejado bajo que le sirva de apoyo y evite el contacto de los tallos y hojas con el suelo.




Articulo por Ruben | Categorizado en Huerta | 31-10-2015




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , , , ,


Deja tu comentario en Lenteja: Cultivo, suelos y cuidados