» » Espinaca china (Basella alba): Características y cultivo

Espinaca china (Basella alba): Características y cultivo

0


La espinaca china (Basella alba), espinaca de Malabar, espinaca de Ceilán o espinaca trepadora, es una especie perteneciente a la familia Basellaceae, originaria de las tierras bajas húmedas de la India y que se ha extendido a otras zonas tropicales del planeta donde es muy apreciada por su hoja comestible.

En primer lugar, cabe aclarar que no tiene relación con la espinaca común, a pesar de que su follaje se asemeja a esa verdura de hoja verde.

Espinaca china (Basella alba): Características y cultivo

Foto: Joydeep

La espinaca china es en realidad una parra de crecimiento rápido, de tallo blando, que alcanza un máximo de 10 metros de longitud. Posee hojas gruesas, semisuculentas, en forma de corazón de 3 a 6 centímetros de ancho por 2,5 a 5,5 centímetros de alto. Tienen un sabor suave y textura mucilaginosa, son ricas en vitaminas A y C, hierro y calcio, y se le atribuyen propiedades antioxidantes.

Existen dos variedades de esta planta: verde y roja. El tallo de la Basella alba es verde y el del cultivar Basella alba ‘Rubra’ es rojizo a morado; las hojas en ambos casos son verdes.

Dado su origen tropical, la espinaca china prospera en regiones con climas cálidos, incluso en aquellas con registros superiores a los 32ºC. Las temperaturas frías hacen que los ejemplares de esta especie tengan un crecimiento más lento y un menor rendimiento. Se cultiva como planta anual, pero puede crecer como perenne en las zonas que están libres de heladas.

Esta trepadora crece mejor en suelos arenosos arenosos ricos húmedos y fértiles con un montón de materia orgánica y un pH del suelo de entre 6,5 y 6,8. Las plantas de espinaca china se pueden cultivar en sombra parcial, lo que ayuda a aumentar el tamaño de las hojas, aunque prefiere las exposiciones al sol caliente y pleno.

Esta especie también necesita humedad constante para evitar el florecimiento, ya que esto puede tornar amargas las hojas, de ahí que se considere óptimo su cultivo en una zona con un clima cálido y lluvioso.

La espinaca china puede adaptarse fácilmente a los enrejados, lo que ayuda a ahorrar espacio en el suelo del jardín o huerto. Cultivada como planta comestible ornamental, puede ser guiada para trepar sobre el de la puerta.

El cultivo de esta planta puede hacerse partir de semillas o esquejes. Si los tallos son demasiado difíciles de comer después de la poda, simplemente se los puede colocar de nuevo en el suelo, donde volverán a desarrollar raíz.

Cultivo de espinaca china: Preparación de las semillas

Las semillas de espinaca china, por su parte, deben escarificarse con una lima, papel de lija e incluso un cuchillo para acelerar la germinación, la que llevará un tiempo de tres semanas o más a temperaturas de entre 18ºC a 24ºC.

En zonas cálidas, se puede sembrar directamente en el suelo dos o tres semanas después de la última fecha de helada. En el caso de regiones más frías, es conveniente iniciar las semillas en interiores alrededor de seis semanas antes de la última helada.

En ese caso, el trasplante deberá hacerse recién cuando la tierra se haya calentado y no haya posibilidad de escarcha. Las plántulas de espinaca china deben colocarse dejando un espacio de alrededor de 30 centímetros entre cada una de ellas.




Articulo por Ruben | Categorizado en Huerta | 22-04-2017




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , ,


Deja tu comentario en Espinaca china (Basella alba): Características y cultivo