» » Alcauciles o alcachofas en tu huerta

Alcauciles o alcachofas en tu huerta

0

Delicia exótica, su sabor y el modo en que la pulpa se acumula en el bordecito de las hojas, hacen del alcaucil un alimento que además proporciona ese plus de placer al comerse, por lo general, con las manos. El corazón del alcaucil, el corazón de la alcachofa, es el premio que llega después de una paciente degustación, es el goce final, la promesa cumplida. ¿Es posible tener una de estos maravillosos cardos en la huerta?

cultivo alcachofa

Alcauciles o alcachofas en tu huerta

Endémica de climas cálidos, la alcachofera, alcaucil o alcachofa recibe un sinfín de “apodos” y nombres en cada región del globo donde se cultiva y consume. Su nombre científico es Cynara cardunculus var. scolymus. Su cultivo es tradicionalmente realizado por personas dedicadas al comercio, pero quizás sea una buena opción intervenir la propia huerta con esbeltas plantas de alcaucil, cuya altura puede superar los 1,50 mts. y cuyas rudas flores alegran la vista a las lechugas.


Alcaucil: ¿semilla o hijuelos?

La diferencia en los resultados de sembrar alcauciles mediante semillas, o hacerlo con plantines, es importante sólo para quienes persiguen comerciar de acuerdo a las normas del mercado. Esto es así porque las plantas nacidas de semilla difieren mucho de sus antepasados, es decir que de una generación a otra puede cambiar la forma, el tamaño, el color, de manera que un productor que quiere posicionar sus alcachofas en el mercado se enfrenta a una imprevisibilidad inadmisible en cualquier cadena productiva.

Si el cultivo de la alcachofa se realiza en una huerta, comunitaria o individual, las cosas cambian, ya que poco importará si un año los alcauciles salen más robustos o más pequeñitos que el año anterior. En cualquiera de los casos, la alcachofa ofrece ambas posibilidades: semillas o hijuelos.

Cultivo de alcachofa con semillas

Las ventajas en una huerta que emplea semillas de alcaucil se relacionan a lo sanitario, es decir, que a diferencia del cultivo mediante hijuelos, las semillas permiten planificar las rotaciones de cultivos, regulando la producción.

Esta siembra se realiza manualmente, en una proporción de 3 semillas por cada 60 cm., a la vez que se deja entre cada surco una distancia de 50 cm. como mínimo. Al finalizar el año, las alcachofas habrán dado sus frutos. La cosecha, por su parte, debe realizarse antes de que los pétalos del alcaucil comiencen a abrirse.

Cosecha del alcaucil, y después….

Luego de la cosecha de la alcachofa, se pueden realizar dos acciones: o se quitan la parte de las plantas que está sobre la tierra, es decir, la parte aérea -en cuyo caso, las hojas del alcaucil servirían para infusiones medicinales; o se deja la planta como está y se espera al otoño, que es cuando se le pueden sacar los hijuelos, que a su vez, al ser plantados, brindarán calcos de las plantas madres.

 


Articulo por Rocio | Categorizado en Herramientas Jardineria, Huerta, Siembra | 19-11-2014




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , ,


Deja tu comentario en Alcauciles o alcachofas en tu huerta