» » Frutales exóticos: El maqui (Aristotelia chilensis)

Frutales exóticos: El maqui (Aristotelia chilensis)

0


El maqui (Aristotelia chilensis) es una planta fanerógama frecuente de los bosques andino-patagónicos de Chile y Argentina cuyo fruto se aprovecha desde tiempos precolombinos como alimento o como medicina.

Los ejemplares de esta especie se presentan como arbustos flexibles de hasta 5 metros de alto y con ramas delgadas abundantes desde la misma base. La corteza del tallo es grisácea y de textura lisa.

Frutales exóticos: El maqui (Aristotelia chilensis)

fruto-maqui

Fruto del maqui (Foto: Frutipedia)

Las hojas- perennes, simples, péndulas y opuestas- pueden medir un máximo de 8 a 9 centímetros de longitud, son de forma oval-lanceolada y poseen bordes aserrados y nervadura bien definida.

El maqui es una planta dioica con flores de cinco pequeños pétalos de forma aovada y de color blanco o amarillento, agrupadas de a tres en umbelas o corimbos cortos axilares. Suelen aparecer durante la primavera.

Las flores femeninas tienen un ovario grande de color verdoso que sostiene un estigma tripartito, rodeado de numerosos estaminodios. Las flores masculinas están provistas de un estilo rudimentario rodeado de numerosos estambres fértiles. La polinización es realizada por insectos, como moscardones o tábanos, que deambulan de planta en planta.

El fruto de maqui consiste en una baya de color negro lustroso que madura en las plantas femeninas y puede crecer hasta alcanzar un diámetro aproximado de 5 milímetros. Es estremadamente rico en propiedades antioxidantes y antocianinas, y su sabor es similar al de los arándanos y las grosellas.

Los frutos, que en el hemisfero sur acostumbran madurar en diciembre, enero y febrero, son comestibles, pudiendo utilizarse para la preparación de zumos o mermeladas, o aprovechar su jugo fermentado para la elaboración de la chicha, una bebida alcohólica popular.

También se los emplea como astringente, mientras que las hojas sirven para combatir afecciones a la garganta, fiebre, o para el tratamiento de heridas.

Uno de los métodos de reproducción de la planta de maqui más conocidos es por semillas maceradas (cada fruto contiene de dos a cuatro pequeños granos), plantadas en un sustrato compuesto de una mezcla de partes iguales de compost, tierra de jardín y arena.

La multiplicación de esta especie también puede hacerse por esquejes de madera semidura o apicales de madera blanda, y enterrados en un sustrato de arena.

Dado que los especímenes hembras aisladas son capaces de producir frutos, no hay necesidad de cultivar maquis masculinos. De hecho, en los lugares donde se implantan pies de ambos sexos se puede puede reproducir como maleza.

Maqui: Requerimientos ambientales

El maqui crece y se desarrolla mejor en lugares húmedos y ricos en tierra vegetal. En  zonas  de  clima  templado crece  en  distintos  tipos de  suelo  y  unidades  de  paisaje,  mientras características de  fertilidad  como profundidad  y régimen hídrico,  pasan  a  ser  menos  importantes debido a la mayor humedad ambiental disponible.

maqui-usda

Foto: USDA

Esta planta puede prosperar sin inconvenientes en el sol directo o semisombra, por lo que suele requerir un riego medio. Puede soportar temperaturas hasta -10 C.




Articulo por Ruben | Categorizado en Frutales | 22-09-2016




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , ,


Deja tu comentario en Frutales exóticos: El maqui (Aristotelia chilensis)