» » Gloriosa rothschildiana: Cultivo, riego y cuidados

Gloriosa rothschildiana: Cultivo, riego y cuidados

0


La Gloriosa rothschildiana es una de las especies más conocidas del exótico género Gloriosa, crece naturalmente en las regiones tropicales de Asia y África, y puede cultivarse como un atractivo ornamento en terrazas, jardines y balcones, e incluso como planta de interior en aquellos lugares donde se registran temperaturas inferiores a los 10 grados centígrados.

Se trata de una especie de raíces tuberosas y tallos trepadores que pueden crecer hasta superar los dos metros y medio de altura, vestidos con hojas largas lanceoladas de color verde y con un zarcillo en su extremo que les permite fijarse a paredes y columnas.

Gloriosa rothschildiana: Cultivo, riego y cuidados

Foto: Cook's Garden Centre

Foto: Cook’s Garden Centre

El elemento más atractivo de la Gloriosa rothschildiana es su floración que aparece a mediados de verano y que puede prolongarse hasta el otoño. La misma está conformada por flores con pétalos reflejos de márgenes ondulados de color rojo o rosado vivísimo con amarillo en los bordes y base.

La multiplicación de los ejemplares de esta especie puede hacerse por semillas sembradas en primavera o por división del rizoma. Cabe aclarar que ambas técnicas tienen su grado de complicación, por lo que para aquellos que no tienen la paciencia o el tiempo necesarios para esta tarea lo más recomendable es adquirir los bulbos o los plantines ya crecidos en viveros.

Para quienes decidan probar con la propagación a partir de los tubérculos, cabe recordar que los mismos deben extraerse con mucho cuidado durante el otoño, cuando la planta ya se ha secado, y se los guarda en un lugar fresco y seco durante el invierno. A principios de primavera se los puede trasplantar a una maceta con sustrato nuevo para que siga creciendo la nueva planta, enterrándolos a cinco centímetros de profundidad.

Si se desea cultivar la Gloriosa rothshildiana a partir de semillas, éstas se siembran a fines de invierno en macetas o bandejas con sustrato húmedo y luego se cubren con una capa de compost o vermiculita. A continuación se ubican los contenedores en un lugar cálido, con temperaturas de entre 20 a 30 grados centígrados para estimular la germinación que demora de 30 a 40 días.

Cuando las plántulas estén lo suficientemente grandes para ser manipuladas, se las puede trasplantar a macetas de 15 centímetros que contengan compost de buena calidad, teniendo cuidado de proporcionar algún tutor para que los brotes puedan trepar.

Respecto de la ubicación definitiva de los cultivos, debe considerarse que esta especie tiene un origen tropical, por lo que se puede colocar directamente en jardines u otros espacios abiertos en aquellas zonas donde no se registren heladas y las temperaturas reinantes vayan de los 10 a 24 grados centígrados. Si se la desea cultivar en lugares donde se registran temperaturas más frías, es aconsejable colocarlas en macetas para facilitar su traslado y resguardo bajo techo.

Gloriosa rothshildiana: Exposición a la luz y riego

La Gloriosa rothshildiana también requiere de una buena exposición a la luz solar y durante varias horas del día, aunque la misma debe ser indirecta.

gloriosa_rothschildiana_1

El riego de esta planta debe ser moderado, con una aplicación a la semana durante la época en que comience a emitir sus hojas. Posteriormente, la frecuencia de riego aumenta a una vez cada cuatro días, teniendo siempre cuidado en evitar los encharcamientos.




Articulo por Ruben | Categorizado en Flores | 07-07-2015




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , ,


Deja tu comentario en Gloriosa rothschildiana: Cultivo, riego y cuidados