» » Caña de ámbar: Cultivo, riego y cuidados

Caña de ámbar: Cultivo, riego y cuidados

0


Conocida en Argentina como Caña de ámbar, Mariposa en Cuba o Mariposa Blanca en México, la Hedychium coronarium es una planta herbácea originaria del sur y sudeste asiática que se adapta muy bien a los jardines ubicados en zonas tropicales, donde se puede disfrutar de su delicada fragancia y su gran belleza.

Los ejemplares de esta especie se caracterizan por presentar dos tipos de tallos: Unos subterráneos rizomatosos gruesos y otros aéreos delgados, rígidos y rectos. Las hojas lanceoladas brotan de estos últimos y se destacan por su tamaño (miden alrededor de 25 centímetros).

Caña de ámbar: Cultivo, riego y cuidados

675px-Starr_030729-0106_Hedychium_coronarium

Foto: Forest & Kim Starr

La planta puede alcanzar una altura máxima de 180 centímetros y los tallos aéreos terminan en espigas florales cubiertas de hojas modificadas que protegen los capullos de las flores, que comienzan a asomar estimulados por las lluvias del verano tropical.

Cada flor surge como una estructura tubular, para luego desplegar una gran corola aromática de tres pétalos que, junto a los estambres y el pistilo largos le dan un aspecto similar al de una mariposa blanca.

Precisamente la fragancia y la belleza de sus flores hacen que la Caña de ámbar sea muy apreciada para su cultivo en jardines o en grandes macetas, o como flor cortada. Su reproducción puede llevarse adelante por división de rizomas o por semillas.

Por lo general, los bulbos se plantan en primavera después de la última helada. Para ello se suele cosechar los rizomas en otoño y se almacenan durante el invierno en vermiculita o turba ligeramente húmeda en un lugar fresco y seco protegido de las heladas.

En caso de recurrir a la propagación por semillas, éstas deben remojarse en agua caliente durante dos horas para ablandar la cubierta y luego sembrarlas a 1 centímetro de profundidad en compost húmedo, manteniendo una temperatura dentro del medio de 20 a 25 °C.

La Caña de ámbar requiere una buena iluminación, pudiendo cultivarse a pleno sol o a media sombra, en suelos húmedos pero bien drenados y enriquecidos con materia orgánica. Los ejemplares de esta especie también pueden crecer en suelos pobres, pero pueden demandar un riego más generoso.

Caña de ámbar: Riego y trasplante

En condiciones normales, esta planta puede necesitar un régimen de humedad de medio a abundante, e incluso puede cultivarse en la periferia de un jardín de agua o estanque.

En cuanto a sus necesidades de fertilización, es recomendable aportarle un buen fertilizante equilibrado de uso múltiple, una vez al mes durante la época de crecimiento.

hed1

Debido a su facilidad y rapidez de multiplicación, es conveniente trasplantar la Caña de ámbar cada dos años, cuando los rizomas se extiendan mucho o cuando llenen las macetas. También es importante controlar su expansión, evitando sobre todo su dispersión a áreas naturales, ya que puede terminar desplazando a la flora nativa.




Articulo por Ruben | Categorizado en Flores | 25-02-2016




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , , ,


Deja tu comentario en Caña de ámbar: Cultivo, riego y cuidados