» » La vaquita del olmo: Cómo proteger a los árboles de esta destructiva plaga

La vaquita del olmo: Cómo proteger a los árboles de esta destructiva plaga

0


La vaquita del olmoXanthogaleruca luteola es un coleóptero que a lo largo de las diferentes etapas de su ciclo biológico puede representar una grave amenaza para distintas especies de olmos, de cuyas hojas se alimenta, dejándolas esqueléticas y con un aspecto casi transparente. Afortunadamente, existen soluciones comerciales o caseras que pueden ayudar a combatirla.

Xanthogaleruca_luteola_Georg Slickers

Vaquitas del olmo adultas (Foto: Georg Slickers)

La vaquita del olmo: Cómo proteger a los árboles de esta destructiva plaga

Las hembras depositan los huevos (entre 400 y 800 a lo largo de su vida), que son de color naranja, en el envés de las hojas de los olmos en grupos de entre 10 y 30, formando filas pareadas. La larva al eclosionar es negra, y se irá aclarando según se alimente del parénquima de las hojas, dejándolas transparentes, pero sin agujerear, ya que no tocan la cutícula superior ni las nervaduras. También se alimentan de los brotes.

La pupación de la vaquita del olmo tiene lugar en el mismo árbol, en resquicios resguardados, y el adulto emerge en una o dos semanas y se caracteriza por ser de color verde amarillento con bandas negras longitudinales en los bordes externos de los élitros (alas anteriores). Posee también un punto negro en la cabeza, además de diversas pintas y marcas en el pronoto (segmento dorsal del tórax), y mide alrededor de  6 milímetros.

Los ejemplares adultos de este escarabajo se alimentan de las hojas de los olmos, y producen en ellas unos agujeros característicos. La vaquita del olmo puede producir dos generaciones al año (aunque condiciones ambientales favorables pueden permitir una tercera), por lo que no es extraño detectar huevos, larvas y adultos coexistiendo en el mismo árbol.

El ataque de este insecto hace que las hojas afectadas caigan al suelo y vuelvan a salir otras, provocando el debilitamiento el árbol y volviéndolo más vulnerable al ataque de otros coleópteros, como el escolítido subcortical, que es el vector epidemiológico de la grafiosis del olmo o la “enfermedad holandesa del olmo”, responsable de la muerte de millones de estos árboles en el mundo.

Para combatir a la vaquita del olmo, se puede recurrir al uso de insecticidas fosforados de acción sistémica en cápsulas o productos en aerosol, aunque estos últimos se tornan inútiles si se los aplica cuando la infestación se ha hecho evidente.

Por otra parte, una solución económica para controlar a esta plaga es recoger 2 kilogramos de frutos maduros de paraíso y dejarlos reposar en 15 litros de agua por un período de diez días, al cabo de los cuales se tamiza y se prepara el líquido obtenido para su aplicación sobre el tronco, ramas y hojas de la planta. Este producto casero inhibirá la alimentación de las larvas, matándolas y evitando la aparición de una nueva generación de vaquitas del olmo.

vaquita del olmo_Georg Slickers

Es importante que al momento de la fumigación, el aplicador tenga los ojos, manos y cabellos protegidos.




Articulo por Ruben | Categorizado en Control Plagas | 16-05-2014




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , , , , , , ,


Deja tu comentario en La vaquita del olmo: Cómo proteger a los árboles de esta destructiva plaga