» » Árboles ornamentales: La acacia mansa (Sesbania punicea)

Árboles ornamentales: La acacia mansa (Sesbania punicea)

0

La acacia mansa (Sesbania punicea) es una especie nativa de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay que se ha propagado a partes de África, otras zonas de América del Sur, y distintas áreas costeras del sur de los Estados Unidos. En el caso de Argentina, es utilizada con fines ornamentales en parques o grandes jardines, mientras que en otras partes del planeta es considerada una planta invasora debido en parte a su gran capacidad de propagación.

Debido a su alta demanda de agua, esta especie se encuentra a menudo en las costas pantanosas. También forma matorrales densos y puede prosperar incluso en áreas perturbadas.

Árboles ornamentales: La acacia mansa (Sesbania punicea)


La acacia mansa es un pequeño árbol o arbusto que puede crecer hasta alcanzar de 2 a 3 metros de alto, con hojas caducas alternas  y compuestas de 5 a 20 pares de folíolos elípticos, peciolulados, apiculados, ligeramente pilosos, de 8 a 27 milímetros de largo.

Durante otoño y primavera presenta vistosos racimos colgantes de longitud igual o algo menor a las hojas, pobladas de grandes flores de color rojo-naranja o rojo-púrpura con aspecto similar a las glicinas que contrastan espectacularmente con el follaje verde.

A las flores le siguen los frutos consistentes en leguminosas de color castaño oscuro, dehiscente bivalvas, estipitadas y acuminadas, de 6 a 9 centímetros de longitud en cuyo interior se almacenan alrededor de ocho semillas. Cuando esas vainas se secan, los granos se esparcen cerca de la base de la planta madre. Estas semillas requieren escarificación antes de que ser capaces de germinar, y plántulas germinadas se encuentran comúnmente a lo largo de ríos húmedos y afluentes más pequeños. La dispersión de semillas no se realiza por los animales debido a las características tóxicas de la acacia mansa.

Esta especie es conocida por ser tolerante a la sombra, permitiendo el crecimiento de las plántulas en condiciones de penumbra. Una vez que las plántulas han crecido durante tres meses, potencialmente pueden producir flores y semillas, aunque la floración se produce con mayor frecuencia una vez que las plántulas alcanzan los dos años de edad. Esta planta es capaz de sobrevivir a temperaturas bajo cero, pero no por períodos prolongados de tiempo.

En América del Sur se considera que la acacia mansa tiene un valor ornamental debido a las llamativas flores rojas que produce. Sin embargo, su toxicidad es peligrosa para las poblaciones de aves y mamíferos locales, y esta capacidad de envenenar a cualquier amenaza potencial permite que esta especie se convierta en una especie invasora en otras regiones del planeta.

Acacia mansa (Sesbania punicea): Condiciones de cultivo

En cuanto a sus condiciones de cultivo, este arbolito es muy agradecido si se planta en un suelo húmedo al tacto y con una buena capacidad de retención de humedad, replicando de este modo las condiciones que la especie encuentra en las riveras de los ríos donde crece naturalmente.

Respecto de la ubicación más indicada para el crecimiento y desarrollo de la acacia mansa, se recomienda implantarla en un lugar a pleno sol o sombra parcial.


Articulo por Ruben | Categorizado en Arboles | 22-08-2017




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , ,


Deja tu comentario en Árboles ornamentales: La acacia mansa (Sesbania punicea)