» » Flores acuáticas: La amapola de agua (Hydrocleys nymphoides)

Flores acuáticas: La amapola de agua (Hydrocleys nymphoides)

0

La amapola de agua (Hidrocleys nimphoides), conocida también como amapolita de agua, es una especie es una especie de planta acuática de la familia de las Alismataceae que se encuentra endémica de toda América del Sur, América Central, Puerto Rico, Trinidad y las Antillas Holandesas, y que se cultiva en en muchos otros lugares para su uso en estanques decorativos y hábitats acuáticos artificiales.

Se trata de una herbácea perenne de hasta 30 centímetros de alto, y se considera una de las más elegantes plantas flotantes de la naturaleza, gracias a sus hojas brillantes, simples, redondeadas o acorazonadas y de color verde oscuro. Estos órganos vegetativos pueden medir de 5 a 20 centímetros de diámetro.

Flores acuáticas: La amapola de agua (Hydrocleys nymphoides)

Foto: Fan Wen


Sus flores comienzan a lucir a fines de la primavera, son de corta duración pero continúan brotando a lo largo de todo el verano, e incluso durante todo el año en aquellas zonas donde predominan climas más cálidos. Cada una de ellas tiene unos 4 a 5 centímetros de diámetro y es de color amarillo con el centro en rojo oscuro.

Gracias a la combinación de estas características físicas,  la amapola de agua puede aportar una alfombra convincente de follaje y profundidad visual a la orilla de un estanque, por ejemplo. Asimismo, su sombra proyectada en la profundidad ayuda a crear un refugio para las zonas de desove de los peces.

Nativa de zonas tropicales de América, esta planta flotante crece y se desarrolla mejor en ambientes en los que predominan temperaturas que oscilan entre los 25°C y los 28°C, y su supervivencia puede verse amenazada cuando el termómetro desciende a niveles inferiores a los 5°C.

Amapola de agua (Hydrocleys nymphoides): Multiplicación por división y por semillas

La propagación de esta especie acuática se realiza principalmente por división de tallos flotantes que hayan desarrollado raíces. La multiplicación de semillas suele resultar algo más difícil de concretar, y consiste en sembrarlas en recipientes de poca profundidad, espolvorear arena en la parte superior y sumergir los potes en 5 centímetros de agua.

Para un crecimiento óptimo, la amapola de agua prefiere un suelo rico en aguas con una profundidad de 15 centímetros o menos, aunque la mayoría puede sobrevivir en áreas de hasta 30 centímetros de profundidad. Incluso en las regiones más cálidas, esta planta puede beneficiarse de un exceso de invernada en el interior de un contenedor o bañera poco profunda y con buena luz, ya que es susceptible a las heladas, incluso si se expone a ellas por un tiempo muy corto.


Articulo por Ruben | Categorizado en Acuaticas | 08-11-2017




Puede Interesarte



Busca en nuestro sitio



, , , , , ,


Deja tu comentario en Flores acuáticas: La amapola de agua (Hydrocleys nymphoides)